28 de mayo de 2016

Hamburguesas veganas de brócoli y garbanzos


Muy vegetariano, pero a mi el Ketchup y la mostaza que no me falten jeje
Cada vez me gustan más las comidas vegetarianas y llevo un par de semanas probando diferentes combinaciones para hacer hamburguesas. 
Me encanta el sabor, lo bien que sientan y lo sencillas que son de hacer. Rápido, sano y fácil!!


Ingredientes: (para 2 unidades)
1 bol de brócoli cocido
1/2 bol de garbanzos cocidos
Sal, pimienta, pimentón y ajo al gusto
2 cdas. de harina de garbanzos o de arroz

Preparación:
Mezclar todo y triturar con el robot de cocina hasta que quede una pasta.


Si os gusta una hamburguesa más dura se le puede añadir más harina, esta queda bastante suave.


Darle la forma deseada y dorar en una sartén con un poco de aceite a fuego medio. Basta con 3-5 minutos por cada lado. Debe ser fácil manejar y no se tiene que ser pegajosa.


Lo que me encanta es que con la misma masa se pueden hacer croquetas o bolas fritas o horneadas pasándolas por harina, huevo y pan rallado; queda crujiente y cremoso.

Se puede usar cualquier otra harina, a mi me gusta usar la de garbanzos, y se le puede añadir cualquier hierba o especia que le de más sabor.

Y a disfrutar de la buena vida :D
¡¡Un besinho!!!

27 de mayo de 2016

Dom** (Sao Paulo, Brasil)

Alex Atala es cada vez un chef más reconocido en la gastronomía mundial. Su restaurante D.O.M pretende recuperar ingredientes y productos típicos de su tierra y aplicarlos en una cocina mezcla de raíz y modernidad.
El resultado es una fusión sorprendente para todo el mundo que prueba sus creaciones y sin extrañar, ya que muchos de estos alimentos son exclusivos de zonas amazónicas y desconocidos para el mundo.

Aunque el precio final me pareció algo caro para mi fue una experiencia asombrosa, por deciros que no reconocía los ingredientes de la mitad de platos del menú y me quedé chocada de cuantos sabores no conseguía identificar. Un bombardeo para mis sentidos.

Una visita que recomiendo a todo foodie que vaya por tierras brasileñas.

Las fotos tienen mala calidad porque la iluminación era muy tenue, casi era difícil ver lo que comíamos.





Un aperitivo en la barra: perlas de tapioca fritas con crema
Recientemente he descubierto estas perlas en mi cocina




Aperitivos entrantes: Crema de ajo asado, Mantequilla con sal y romero, Cuajada fresca con hierbas y limón
Servidas con pâo de queijo y varios panes caseros.




Palmito fermentado com spirulina
Palmito pupunha (lo que aquí se conoce como palmito) àcido, salado. Me sorprendió más por la belleza de las formas del emplatado que por el sabor, que me resultó más conocido.



Lula com caju
Rollos de sepia rellenos de anacardos.



Sorbet de pimenta de cheiro e jambú
Fresco, picante, y algo anestésico. El jambú es una planta medicinal que relaja y duerme los labios cuando se come directamente. La pimenta de cheiro es un tipo de pimiento como el chili pero de Brasil. 




Shot de pimenta de cheiro
Me pareció ser algo como sake, un alcohol neutro con un toque picante y dulce.




Melancia, pepino e codium
Gazpacho de pepino, sandía osmotizada y alga codium. Un sabor super potente y agradable que me encantó, salado perfecto y casi umami. 



Ostra, cupuaçu, whiskey e manga 
El cupuaçu es el fruto de un árbol de la familia del cacao, graso y dulce. Un bocado demasiado fugaz, un sabor ligero de mar con toques alcohólicos y dulces.



Vieira, palmito pupunha e citronela
Un plato de sabor un poco más plano donde se lleva el protagonismo el palmito. 



Biscoito de polvilho e botarga. Agriâo e mostarda
Un pan/galleta típico de brasil que se deshace en la boca, saladito y fundente con la botarga rallada, Tallos de berro con puntos de miel y mostaza un contraste dulce-salado agradable.


Carapau defumado, creme de cebola roxa e mandioquinha
Un jurel que por si solo me pareció espectacular, ahumado y acompañado de la crema de cebolla y el cilindro de mandioquiña (un tubérculo parecido a la Yuca o mandioca, pero NO es lo mismo). La combinación resultaba dulce y tostada de una textura suave y cremosa, brillante. 



Caroupa com mini arroz e azeite de baunilha do cerrado
Está claro que no era arroz como se come aquí. Un punto más pasado del que conocemos, aunque sabor a pescado potente y trozos de mero. 




Codorna com chocolate do Combu
Un plato potente, que me recuerda a nuestra cocina heredada francesa (como el plato de Els Tinars), Codorniz, jugo de la misma, paté de su hígado, chocolate brasileño y un toque de piña. Una mezcla de amargo de cacao con dulce de la salsa increíble. 



Timo com bernaise de chimarrâo e batata doce
Un poco de show, aparece el camarero desde la cocina con un cazo del que sale humo y unas brochetas con la carne negra churruscada y la coloca en el plato. Me recordó a ese carbón que se forma alrededor de una cebolla o patata escalivada. 
El timo es una glándula como la molleja de cordero o ternera, el chimarrâo es el mate (té argentino) y la batata doce es el boniato




Costelinha com canjiquinha e couve
Otro plato que me pareció un show para el gusto, sin ser nada ostentoso, me recordaba a la feijoada tradicional. Una costilla de cerdo tierna y cocinada largo tiempo con su jugo, col salteada y puré bien cremoso de maíz fresco.




A Formiga Amazônica 
Una de las sorpresas del menú, un merengue de coco con dos hormigas amazónicas. Un sabor super tropical, un bocado que repetiría. Las hormigas saben puramente a citronela (lemongrass!!), es una pasada de sabor!!





Aligot
Un clásico francés de patata y queso, brutal de sabor, cremosidad y elasticidad. 
Otro espectaculo que dejaba a toda la sala embobada, salía el camarero manteniendo la pasta de aligot entre dos cucharas moviendo mientras resbalaba, colocaba una porción en cada plato y del mismo modo dejaba la sala. 





Priprioca - Ravioli de limâo e banana ouro
Un gel transparente del cítrico encapsulando rodajas de banana. Sabores puros de lima y de banana con toques de vainilla de la priprioca, una planta medicinal brasileña con aromas similares.




Manga na brasa com creme de puxuri (Fuente)
Mango ahumado con crema de puxuri (una semilla amazónica). Un postre para disfrutar, contrastes dulces, tostados y tropicales. 


Pero lo mejor de todo? Que nos presentamos allí sin reserva, vestidos de calle y pensando que no habría sitio, y tuvimos la suerte de que sí!!
19 de diciembre de 2015

25 de mayo de 2016

Pudin de chía y coco con almendras (Vegano-Sin azúcar-Sin gluten)


Hace poco menos de un año que conozco la chía y estoy todavía entusiasmada. Para los que no la conocéis está calificada como alimento funcional: leed éste artículo y éste para sus usos.

Supongo que si sois fanáticos de las cuentas de foodies de Instagram, Pinterest y demás, habéis visto esta moda de los puddings de cereales y semillas.
Es que son todo ventajas: rápido, sano, fácil y buenísimo.


¿Donde comprarla? En herbolarios, tiendas de productos ecológicos, orgánicos, tiendas de productos importados (yo la compré en un paqui de productos sudamericanos importados).

¿Como tomarla? Como más pura mejor para obtener el máximo de sus beneficios: mezclada con yogur, batidos, smoothies con nuestro desayuno, en forma de pudin dejada reposar con leche la noche anterior... En crudo en ensaladas, sopas o purés. También es útil en diferentes usos reposteros como substituto del huevo y tiene efectos espesantes y gelificantes.


Ingredientes: (para una porción)
1 cda. de semillas de chía
100 ml. de leche de coco (o otra leche vegetal)
1 cdita. de miel o endulzante (stevia, sirope de ágave, pasta de dátil...)
4 almendras tostadas peladas

Preparación:
Mezclar la chía con la leche procurando no dejar grumos.

Cortar las almendras a trozos irregulares y mezclar con la chía y con la miel.

Dejarlo en la nevera un mínimo de 3 horas o mejor toda la noche. En unas horas veréis como la chía va absorbiendo el líquido y se expande por todo el vasito.

Desayuno súper saludable, saciante y natural!

Sin más complicaciones, ¡mezclar todo y enfriar!


Ya deberías estar yendo a por la chía;)

Gracias por llegar hasta aquí y un beso enorme^^

21 de mayo de 2016

Perlas de tapioca con leche de coco (Vegano, Sin azúcar, y Sin gluten)


Después de casi un año fuera de casa, estoy aquí  y con las pilas cargadas! Mil cosas que hacer, amigos a los que ver y familia a la que visitar, a ver si puedo retomar el ritmo de publicación del blog!

Había visto antes esta combinación pero volvió a mi memoria el otro día al comerlo en Mosquito, (restaurante al que todo buen Barcelonés, turista o amigo de amigos debe ir).

Además de ser un 'postre' vegano, sin azúcar y sin gluten, es saciante y refrescante, ideal para el calor y solo con 3 ingredientes!



Casi casi como un arroz con leche pero mezclando sudamérica y oriente. La textura es muy parecida a nuestro postre típico usándose también el mismo almidón para espesar la leche y las perlas de tapioca quedan gelatinosas y suaves.


La tapioca es el almidón de la yuca (llamada también mandioca), y estas perlas es un subproducto usado básicamente para espesar y para texturizar. Es mucho más utilizado en Sudamérica, al nivel que nosotros usamos el almidón de maíz. Se está poniendo de moda un té frío asiático llamado Bubble tea que lleva estas perlas.

Se encuentra en supermercados asiáticos y de importación y raramente en tiendas de productos orgánicos y ecológicos. En Barcelona yo lo he visto en tres sitios:
- Manjares (tienda de productos importados). C/Torrent de l'Olla 146 Gràcia
- Dong Fang Extremo Oriente (tienda oriental immensa cerca de Plaza Catalunya) C/Balmes 6
- Yang Kuang (otra tienda oriental todavía más grande) Passeig de Sant Joan 12 Arc de Triomf

 Os recomiendo una visita a estas dos últimas porque tiene tantas cosas que es una gozada...


Ingredientes:
100 gr. de perlas de tapioca
200 ml. de leche de coco + 100 ml. del agua de cocción de la tapioca
2 cdas. de miel o vuestro endulzante

Preparación:
Cocer las perlas en agua hirviendo durante 15 minutos. Escurrir y guardar 100 ml. de la misma agua de cocción.
Volver a cocer durante 10-15 minutos más con la miel y la leche de coco, mezclando para que no se pegue.


Las perlas de tapioca deben quedar transparentes pero con un pequeño centro blanco, como en las fotos. Podéis cocerlas más si os gustan más blandas añadiendo un poco más de líquido .

Casi listas:exterior transparente, centro blanco... Todavía un poco más. 

Dejar enfriar en vasitos en la nevera, con el frío ganaran textura.

No dejéis de probarlo, seguro que tanto la textura como el sabor os sorprende!

Muchas gracias a tod@s los que después de tanto tiempo, seguís leyendome, un besito!!!



28 de marzo de 2016

El Celler de Can Roca*** (Girona)

Por fin después de un año de espera he tenido la oportunidad de ir al Celler de Can Roca; y compartirlo con mi hermano al que se le ha abierto un universo inmenso de ingredientes y sabores

Más o menos puedo decir que es mi sueño desde que empecé cocina, que tampoco hace tanto. 

Tan solo entrar, para mi asombro, nos recibe Joan Roca directamente que nos pide el nombre para sentarnos y de al momento nos cogen las chaquetas y nos llevan a la mesa.

Me alegro de encontrarme a un compañero de sala que estudió conmigo en el CETT y que ahora está contratado después de haber estado de prácticas casi un año, un gran profesional que espero que siga triunfando. 

Como suponíamos solo había dos menús, uno medio y el grande, que fue el que escogimos.



Mientras nos hacemos este selfie pasa un gironino riendo preguntando si queremos ayuda... imagino que es una situación que ven a diario :)



Comerse el mundo
5 aperitivos diferentes con sabores de Tailandia (pollo con salsa thai, coco, cacahuete, cilantro, curry rojo y lima), Japón (bola rellena de crema de Miso), China (cono de verduras encurtidas con crema de umeboshi - la ciruela salada - ) una bola frita rellena de miso), Perú (un ceviche) y Corea (pan frito con panco, panceta, salsa de soja., kimchi y sésamo). Cada uno la máxima representación de los ingredientes más populares de ese país. 



Memòria de un bar en las afueras de Gerona
5 aperitivos que recrean las tapas típicas del restaurante de los padres Roca: calamares a la romana, riñones con jerez, mejillones en escabeche, bacalao con espinacas y piñones y un campari. Bocados que todavía hoy se sirven en Can Roca. 







Helado de oliva verde con calçot
Un sabor a oliva verde con recuerdos de casa, envuelto en una fina capa de manteca y colgado de este mini olivero; acompañado de un calçot liofilizado con 3 salsas típicas catalanas.






Coral: Cigala, ostra ying-yang
Un trozo de cigala semi-cruda con una crema tipo bisque (algo más ligera) con intensísimo sabor y la ostra con salsa de ajo fermentado y praliné, me pareció una combinación de sabores increíble que me dejó sorprendida.




Bombón de trufa, brioche de trufa
El brioche era una masa aireada y caliente rellena de mayonesa de trufa, una explosión de sabor en la boca insuperable, tanto mi hermano como yo quedamos enamorados. Al lado de esto apenas es posible recordar el bombón que era terroso y crujiente, imitando una trufa real. 




Consomé de calabaza con té verde
Calabaza licuada con jugo de espinacas, tofu de avellana, piñones, castañas braseadas y chirivía y nabo. El líquido tan clarificado daba la apariencia de poco sabor pero me sorprendió con todo lo contrario, cada cucharada sabía diferente, aunque costaba identificar cada ingrediente.




Comtessa de espárrago blanco con trufa
Un bocado delicioso que le sirvieron a mi hermano en lugar del consomé por no poder tomar frutos secos. Puntas de espárrago blanco cocido, helado del mismo y trufa. Me pareció un choque sorprendentemente agradable el espárrago blanco dulce, frío y acompañado de trufa, un plato que mi hermano disfrutó.




Salmonete con kombu con espuma de higo chumbo, una crema de anémona que reforzaba el sabor del pescado y vinagre de katsobushi con lima. Guay el dulce y ácido con el sabor marino, y la vajilla una pasada.




Cigala con salsa de haba de cacao, y crema de galera con coco y ceps. Llevaba hilos de trufa para mi gusto innecesarios. El plato era de un sabor y un aroma fuertísimos que ocultaban cualquier otro ingrediente aromático. Buenísima la mezcla y cremosidad de la cigala con puntos de chocolate, setas y marisco.




Ensalada de perdiz con col fermentada caldo ahumado y espuma de estragón. La col presentada en forma de ravioli relleno, muy buena, combinaba bien con el estragón, pero el caldo transparente me supo a textura de xantana y no me gustó.






Paloma con arroz fermentado y koji y pan de arroz con parfait de paloma y trufaBrutal combinación ácido-dulce del fermentado con ese trozo de carne bañado en una salsa súper potente. Acompañado de este bocado de arroz hinchado con más sabor de paloma y mucha trufa hilada.








Gamba de Palamós marinada con vinagre de arroz con jugo de su cabeza, pan de fitoplacton, velouté de algas y patas crujientes. Lo que más me sorprendió fue que las patas eran totalmente comestibles, crujientes y deliciosas, el jugo de cabezas potentísimo que acompañado de cada bocado con el toque terroso y aromático del placton resultaba delicioso.




Raya confitada con aceite de mostaza, mantequilla noisette, miel, vinagre chardonnay... Un compuesto de sabores suaves y tostados, con toques ácidos acompañando el pescado con una textura cremosa y mantecosa.



Besugo con samfaina
La piel había sido sustituida por una capa de sabores de samfaina. A pesar de llevar un gran trabajo detrás, me dejó un poco indiferente. La presentación es sorprendente, la salsa es buena y el pescado está bien cocinado pero todo al completo me pareció que le faltaba una vuelta o algún sabor que terminara de completarlo, quizás un ácido, quizás una especia o hierba...


Cochinillo ibérico con papaya verde
Una presentación un poco extraña que me dejó descolocada. Un montón de sabores frutales y tropicales de diferentes frutas exóticas (manzana thai, papaya, mango...) y por otro lado el cochinillo con su salsa con la piel de un crujiente increíble y una carne tierna cocinada largo tiempo.



Cordero con puré de berenjena y garbanzos
Uno de los platos para mi mejores. Sabores orientales, cordero, tomate especiado, yogurt, berenjena y garbanzos... Volvería solo para comer otra vez esta brutal combinación de sabores y texturas, carne, crema, crujiente, suave.



Royal de oca con salsas de la tierra
Cocinada durante horas, de una ternura y sabor que se fundía en la boca, con salsa de pera y setas que todavía hacían un resultado más cremoso. Un plato que disfrutó mi hermano por no poder tomar el cordero.

Llata de ternera con tuétano y aguacate 
Poco que decir de este plato, el aroma hablaba por si solo. Un sabor al mismo tiempo cremoso y terroso con un sabor y textura de la carne insuperable que para mi fue uno de los mejores bocados.





Suspiro limeño
Dulce de leche en la base tapado por un círculo de leche montada (demasiado gruesa para mi gusto), que aunque parece enorme e imposible de comer es mayormente aire con algo de sabor, coronado con lo que parece un obulato con más dulce de leche, lima, pisco y cilantro. Buenos sabores, buena confección.


Perfume turco
Aún sin haber pisado turquía, los sabores me trajeron esos recuerdos: Melocotón, yogurt, rosa, azafrán, pistacho, canela, granada, algo de curry... Un conjunto súper aromático acompañado de un cono con un perfume similar al del plato, ¡¡brutal!!






Cromatismo naranja
Una bola de caramelo imposible rellena de bolas de diferentes frutas y sabores y una espuma de naranja que lo bañaba todo. Sorprendente no tanto por el sabor como por la confección.



Petit fours
Diferentes bocados, frutas, chocolates y pastas

Y todo el menú acompañado de unos panes increíbles: focaccia de aceite de oliva, brioche de oliva negra y tomate, pan de vino y pasas y pan de nueces y albaricoque.



Desde la mesa se percibe un gran trabajo interminable detrás de cada plato: cientos de elaboraciones, formas de emplatados, trabajos de investigación... Una mezcla de modernidad cocinada sobre platos tradicionales con grandes influencias de otras culturas. 

Al final que sea el numero 1 o el 25 del mundo no significa nada, solo forma parte de una lista que escriben terceras personas, pero quién tiene el último voto siempre es uno mismo. Así que no le doy tanta importancia, el trato ha sido tan exquisito como el que he podido recibir en otros gastronómicos, un ambiente delicado y tranquilo, un personal atento...

Mi hermano lleva relativamente poco interesado en el mundo de la cocina, y todavía no había disfrutado de ningún gran restaurante; si para mi ha sido una experiencia inolvidable, para él a sido grandísima, y me ha encantado poder compartirla con el. 

Ha merecido la pena venir, pedir dos días libres en el trabajo, coger un avión a Barcelona y el coche hasta Girona y al día siguiente otra vez avión a San Sebastián. Dos días a la intensiva, ver a mi família, dormir en mi cama (¡como lo echo de menos!), y alejarme un poco de la lluvia del norte de estos días. ¡Y sobretodo por estas anginas que tengo ahora que no me dejan ni hablar!!