29 de marzo de 2015

Cinnamon Rolls



Este mes se me ha tirado encima el reto Asaltablogs, como de costumbre...

Dos dias antes de la publicación me acuerdo de que aun no tengo ni receta escogida. La afortunada de marzo era Iratxe, de Gallecookies, un blog que miro y comento muy a menudo, ya que además de tener recetas muy chachis su creadora es monísima a la par que encantadora.


Mis opciones el viernes por la tarde se terminaron reduciendo entre la Guiness cake, la Tres chocolates, los Mikados o los CINNAMON ROOOOOOLLS!!! Hace un par de semanas los probé en una tienda en BCN y quería probar lo que son hacerlo en casa.

Puro vicio, eso es lo que son. Y un peligro saber que aun quedan en la cocina...


Merece la pena esperar el levado, amasar, y cuidar todo el proceso al detalle, el resultado es brutal, Una masa briochesuavesuperfloffy, la dulzura justa y la jugosidad combinada con el glaseado. Joderquébuenomeloacabo.



Los rollos de canela, cinnamon rolls o kanelbullar son originarios de Suecia y no de Estados Unidos como todos pensamos. Aunque según tengo entendido los suecos no le ponen el glaseado. A mi me gusta, aunque lo hace más calórico.


Ingredientes (para 12-15 rollos)
  • 125 ml. de leche tibia 
  • 25 gr. de levadura fresca o 7 gr. de levadura seca de panadero 
  • 450 gr. de harina de fuerza 
  • 1 pizca de sal 
  • 50 gr. de azúcar 
  • 100 g. de mantequilla 
  • 2 huevos 
  • 1 huevo para pintar
  • Azúcar blanco 
Para el relleno:
  • 100 gr. de azúcar moreno 
  • 3 cdas. de canela 
  • 30 gr. de mantequilla fundida 
Para el glaseado:
  • 5 cdas. de leche 
  • Azúcar glas

Elaboración:
Diluir la levadura en la leche tibia. 

En el caso de usar la Kitchen Aid hacerlo a velocidad dos o tres con el gancho hasta que se integren los ingredientes. Con la panificadora va todo al mismo tiempo dentro del cubo (ya sabéis los que la tenéis, Iratxe lo explica aquí). 

Mezclar la harina, la sal y el azúcar. Hacer un volcán y en el centro echar primero un huevo. Luego el otro y la mantequilla cortada a tacos. Cuando este todo integrado amasarlo hasta que quede una masa homogénea y elástica que no se pegue (unos 10-15 minutos). Para hacerlo a mano es exactamente lo mismo, ir integrando los ingredientes mezclándolos con la harina.

Hacer una bola y colocarla en un bol enharinado, dejarla levar durante 2 horas tapado (o hasta que doble su volumen) en un lugar cálido sin corrientes ni aire.

La bola después de levar, antes era la mitad de grande, se me olvido hacer foto jeje

Mezlcar el azúcar moreno con la canela. 

Estirar la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada. Hacerlo en forma de rectángulo lo más grande de un grosor aproximado de 0,5 cm. 

Pintarla con la mantequilla fundida y cubrir toda la superficie con la mezcla de azúcar moreno y canela. Se enrolla sobre si mismo y se cortan 'rodajas' (con cuchillo de sierra) de unos 2,5 cm más o menos, y se colocan sobre un molde redondo engrasado. 

Bendita canela


EL rollo

Yo después de enrollarlo lo envolví en plastic film y lo dejé en la nevera toda la noche (el frío frena la levadura) y para retomar el proceso basta con sacarlo de la nevera y dejarlo templar a temperatura ambiente y luego cortarlo del mismo modo. 

El circulo perfecto <3

Una vez colocados dejar levar la masa otra vez un par de horas aproximadamente (tapados, en un lugar cálido sin corriente ni humedad), se expanden y se tocan entre ellas, llenando el molde. 

Antes de levar


Después de levar
Precalentar el horno a 180ºC, pintar los rolls con huevo batido y hornear durante 15-30 minutos, no más para que no queden duros, espolvorear un poco de azúcar blanco justo al salir del horno.

En glaseado es tan difícil como mezlcar la leche con el azúcar glas y rectificar las cantidades hasta obtener la textura buscada, so delicious! <3

Como más buenos están es templados, lo que les va genial también es darles un toque de 30-50 segundos de microondas antes de comerlo, quedan otra vez super fluffis (yo tampoco sé que significa esa palabra) y cogen temperatura^^


Y ya no tengo nada que decir... Solo que IRATXE, mil gracias guapa, eres una crack^^... y adoro tus CINNAMOOOOON ROOLLS!!

Feliz semana santa familia <3 

22 de marzo de 2015

Salmón curado casero



A menudo tendemos a confundir el salazón con el marinado, el curado y el ahumado.

El salmón que compramos en la tienda como salmón ahumado no es más que un salmón que ha sido ligeramente deshidratado en una mezcla de sal y azúcar (curado) y posteriormente ahumado con madera y hoja de árbol quemada.

Por el curado es el proceso de 'enterrar' el producto en sal (y muchas veces mezclado con azúcar para compensar el exceso) para deshidratar el producto (extraer parte o toda su agua) y conservar-lo más tiempo, y al mismo tiempo concentrando y potenciando el sabor.

Para el curado hay quién prefiere usar la misma proporción de azúcar y sal (50 x 50), a mi me gusta más un 60% sal y un 40% azúcar. Si además se añaden sabores a esta mezcla el salmón adquirirá matices gustativos muy interesantes (piel de cítricos, hierbas, especias, licor...)

Al final es un producto muy fácil de hacer en casa y con grandes resultados.


Ingredientes:
  • 800 gr. de lomos de salmón limpio y desespinado
  • 600 gr. de sal marina
  • 400 gr. de azúcar blanco
  • 30 gr.(un manojo) de eneldo fresco (o , o cualquier hierba)*

*En lugar de hierba se puede usar una cucharada de alguna especia (clavo, nuez moscada, cardamomo, anís, jengibre, curry...), ralladura de cítricos, vainas de vainilla... Se trata de hacer pruebas.

Elaboración:

Mezclar la sal, el azúcar y la hierba/especia picada.

Cubrir los salmones boca arriba en un bol o tupper con la mezcla, dejándolo totalmente enterrado. Filmarlo y dejarlo en la nevera un mínimo de 12 horas con algo de peso encima (para que el salmón absorba más rápido, como una lata o un brick de leche pequeño semi-lleno).

Puede dejarse más tiempo: como más tiempo, más absorbe y por tanto queda la carne más seca. Si los lomos son más pequeños hay que dejarlos menos tiempos, se trata de encontrar el punto.

Pasado el tiempo desenterrarlo, lavarlo con un trapo húmedo o bajo el grifo con algo de agua fría hasta quitarle toda la sal.

Yo está hecho, ahora a cortarlo a láminas finas o a taquitos y en una ensalada, con aguacate (oh my love), con tostadas... a gusto!



La idea la saqué de La cuina de Joan Roca, un libro 10.

Al final es algo fácil de hacer y que queda realmente bueno, además de que combinándolo con diferentes hierbas y especias puede tener un resultado diferente cada vez.

Mil graciiiias a tooodos y un cacho de besooo, que tengáis una semana feliz!^^

21 de marzo de 2015

Cómo hacer dulce de leche (1 ingrediente)

OMG

El dulce de leche no es más que una base de leche y azúcar cocido durante mucho tiempo hasta que el azúcar carameliza y provoca ese color marrón claro que de gusto recuerda tanto al toffee.


La leche condensada parte delos mismos ingredientes pero con un procedimiento distinto. Se evapora toda el agua posible de la leche de manera que se concentra y espesa y al final se le añade azúcar, por lo que queda densa y muy dulce.


Por ello el dulce de leche se puede hacer muy fácilmente a partir de la leche condesada, como en éste caso.


Ingredientes:

  • 1 lata de leche condensada pequeña (la de 400 gr.)

Preparación:

Poner la lata en una olla o cazuela y cubrirla con agua hasta sobrepasarla.

Hervir durante dos horas (no, la lata ni explota, ni peta ni estalla), rellenando agua de vez en cuando a medida que se evapore. Siempre debe estar completamente cubierta.

Dejarla enfriar completamente antes de abrirla (lo mejor es esperar toda la noche).

Y ya está lista para disfrutarla en cualquier preparación o a cucharadas de culpa...
Feliz fin de semana feos!


16 de marzo de 2015

Disfrutar (BCN)




Los sucesores del Bulli

C/ Villaroel, 163

Disfrutar abrió el 9 de diciembre (siguiendo la línea de su restaurante Compartir de Cadaqués) y en menos de un mes estaba en el top 5 de restaurantes en Barcelona de TripAdvisor. Esa colocación en tan poco tiempo es bastante increíble. Y aún ahora sigue manteniéndose entre los 15 primeros

Hay quien piensa que es un timo, lo que te dan por lo que pagas. Igual lo es. 

Esa claro que si acudes a un restaurante así, llevado por los ex-jefes de cocina de ElBulli (Oriol Castro, Eduard Xatruch i Mateu Casañas) tienes que saber a lo que vas.
Yo le tenia tantas ganas que me conocía la carta entera sin aún haberlo pisado.

Ni vas a saciar tu apetito ni ha llenarte la boca, vas a ver otro tipo de creaciones, bocados diferentes, trampantojos y cosas que probablemente no verás en otra parte, a 'disfrutar' de inventos y combinaciones originales.

Mi sensación tras haber ido a cenar no es la de haber comido en un restaurante, sino la de haber ido a probar y experimentar, la verdad es que con buen sabor de boca. 

Tampoco lo voy a llenar de flores porque creo que el mérito que tiene es que se han dedicado a elaborar platos basados en sorprender al cliente y  con falsas elaboraciones, trampantojos y cosas que no son lo que parecen. Es una línea culinaria poco común (no en todos los platos), que a nivel de investigación es muy interesante pero a nivel culinario no creo que vaya a evolucionar tanto ni a hacerse popular.

Lo que pagas y lo que vale es la originalidad y la sorpresa de cada plato. 
No es la cocina que me gusta ni a la que me gustaría dedicarme, ya que está más cerca de la ciencia, las balanzas y las provetas que de la cocina de autor o la cocina creativa; pero la experiencia me ha encantado y no me arrepiento de haber pagado ese dinero.

En mi opinión es algo que merece la pena probar, pero como todo, eso es objetivo y que cada uno decida en que se va a dejar su dinero.


Disfrutar solo tiene dos menús degustación: Uno más corto por 68 € y el Festival por 98€ (sin bebidas), de 25 platos. El nuestro! 
Y he aquí los platos del Festival:

Caipirinha de melón: Bien para abrir el apetito, un ácido agradable de combinación de menta y melón.

'La remolacha que sale de la tierra': La camarera agitaba el tarro y salían de entre las semillas de sésamo ('la tierra'), eran como un merengue pero aún más ligeras, a mi me supieron poco a remolacha.


Lazo crujiente de cansalada ibérica curada: me recordó a los 'fingers' de patata que compraba de peque con sabor a ketchup pero con el jamón, un buen recuerdo,
Avellanas garrapiñadas con saúco: Petaba en la boca y liberaba una crema de avellana deliciosa.
Polvorón de tomate con Caviaroli de Arbequina: Misma textura que el polvorón pero con sabor a tomate, sorprendente y algo denso.  

Ravioli transparente de pesto con agua de parmesano: Sencillo y gracioso, la albahaca y los piñones encerrados en un saquito trasparente que había que mojar 5 segundos en suero de parmesano, como un pesto deconstruído.  

'Disfruta' de oliva: Esferificaciones, (¡por fin!) La oliva verde buenísima, la negra no sabía a oliva negra, era muy ácida. El pan era para mojar el aceite de arbequina de la base, un sabor increíble, habría hundido la cara en ese aceite. 



Galleta de Idiazábal ahumado con manzana: Crujiente y fresquita, como la galleta de nata de Artiach pero con sabor a idiazábal, acompañado de un chupito de jugo de manzana, muy logrado. Flipante, más por la forma que por el sabor. 


Yema de huevo crujiente con gelatina de setas: La tempura de huevo espectacular, líquida y caliente, brutal. Una buena combinación con las setas pero la gelatina era algo aguada. 

Bocata aéreo de marisco y aguacate: Súper ligero, se rompía al morderlo. El relleno muy bueno (¿Cuándo queda mal el aguacate con algo?). El pan era casi como merengue. 

Anchoas, requesón de almendra con trufa, miel de aveto y piñones: La cantidad ideal de requesón para no resultar pesado, muy dulce pero un vicio, no pararía (aunque no me sabía a almendra, el sabor de la trufa y la miel le restaban importancia). La anchoa con el pan, qué decir, la calidad de la anchoa premia todo lo demás. 


Caballa marinada con taboulé de coliflor y ceps: Otro espectaculo, la caballa tierna y perfecta y el cous-cous combinaba ideal. 

'Nuestros' macarrones a la carbonara: La camarera echaba la 'carbonara' con sifón y un poco de queso. Los macarrones son hechos con caldo de jamón, y la carbonara no estaba muy claro. Es el plato del que más se habla del restaurante. Interesante imitación pero no tan bien lograda: un poco fríos y se deshacían enseguida al mezclarlo. 


Sashimi vegetal: El plato menos sorprendente. Una combinación de vegetales marinados cada uno con otro sabor que no recuerdo, muy ordinario. 
Tuétano de vieira con caviar oscietra: Una textura de verdadero tuétano, muy mantecoso pero sabor de vieira. 

Mejillones con guisantes en salsa verde: Otra vez esferificaciones de guisante, muy agradable cuando petan en la boca y liberan el sabor, el mejillón enorme y con un sabor súper potente a mar, no había probado nunca un mejillón así. 

Navajas con crema de trufa: Una buena combinación, el resultado era muy cremoso. La planta es una Ficoide Glacial (una hoja amarga que libera agua al morderla) con espuma de limón para limpiar la boca.

Salmonete con papada y ñoqui de berenjena: Tan simple y tan increíble, uno de los platos que más me gustó. El salmonete con la papada no podía ser más tierno y con tanto sabor. Los ñoquis con sabor a berenjena ahumada buenísimos. Se me hizo exageradamente corto. 
El plato del día era bacalao en tempura con una vinagreta agridulce sobre una hoja de lechuga. Un aire muy japonés peculiar.


Láminas de ternera: Carne de Wagyu con royal de foie, pan de coca tostado y reducción de vino, otro que me pediría ración doble. El foie con la ternera es para llorar, la salsa le da el contraste dulce y el pan el punto crujiente. Se me cae la lágrima al recordarlo...

La mandarina: Sorbete cremoso de mandarina en una cáscara, normal y corriente. 
Cornete de pastel de queso con helado de cereza: Delicioso el cheesecake en cornete, y el helado muy bueno aunque exageradamente dulce.  
Pan de crema catalana con cous-cous de naranja sanguina: El corte de crema catalana muy bueno con la miel, de textura entre flan y bizcocho que se fundía en el paladar. El cous-cous en mi opinión sobraba, demasiado ácido y con poco sabor, que no iba con el gusto de crema catalana.
Pimientos de chocolate, aceite y sal: Una forma del clásico 'Pa amb oli i xocolata' catalán muy gracioso. Uno llevaba guindilla y el otro menta, el de guindilla mejor, genial con el aceite aunque yo hubiera usado chocolate negro en lugar de con leche. 

Lionesas de café: Bien para terminar. La textura de la lionesa es la misma que la del bocata aéreo, casi como un merengue pero más ligero.  

Lo dicho, que había platos sorprendentes y otros que no tanto pero nos quedamos llenos y con un buen sabor de boca. Los emplatados muy originales en linea con el contenido del plato.

Dos menús Festival y dos botellas de agua de litro por unos 205€. A pesar de no ser barato es una gran recomendación para ir y probar este tipo de cocina en un ambiente muy atractivo y tranquilo.

14 de marzo de 2015

Pesto de aguacate

Me hace tremenda gracia porque es tan cierto...

Para variar un poco del típico pesto que casi siempre acompaña en casa nuestros platos de espaguetis el otro día se me ocurrió hacerlo diferente y tengo bastantes ideas en mente, la del aguacate la primera.


Me estoy volviendo adicta al aguacate, yo lo explicaba cuando publiqué el Helado de aguacate.

Es uno de los alimentos más sanos que hay, tiene ácidos grasos omega-3 esenciales para el buen funcionamiento del corazón y la reducción del colesterol, es un poderoso antioxidante y sacia durante horas.

 . 
Es fácil y se hace en un plis, en un momento tienes un plato sano y delicioso con un pesto mucho más cremoso que aunque no pierde su sabor a albahaca.


Ingredientes:
  • 1 aguacate
  • 30 gr. hojas de albahaca frescas
  • 1 diente de ajo
  • 30 gr. piñones
  • 80 gr. queso parmesano rallado
  • AOVE al gusto (entre 70 y 130 ml. aprox.)
  • Sal
Preparación:
  • Para conservar el color de la albahaca (que se pierde con el triturado) escaldar las hojas 5 segundos en agua hirviendo y enfriarlas rápidamente en agua con hielo. Hacer lo mismo con el ajo si no queréis un sabor tan potente.
  • Triturar con un robot todos los ingredientes (a golpes de túrmix, no todo de golpe, así queda una salsa más granulosa).
  • Añadir el aguacate y triturar y por último los quesos.
  • Servirla con espaguetis con algunos espaguetis tostados, tomates y hojas de albahaca.
* También se puede hacer la versión vaga que consiste en triturar un aguacate con la salsa pesto comprada, si es de calidad el resultado es bastante parecido...

Y a comeeeerrr!!!! Feliz sábado, besotes guapos:D